Infierno en Ulam Bator...


El cielo, el infierno y el mundo entero, está en nosotros mismos.- H. F. Amiel 

       Mongolia, atrapada entre Siberia y el norte de China, tras la caída de la antigua Unión Soviética en 1991, está sufriendo una transformación brutal, como consecuencia de la reconversión económica que supuso el cambio de un modelo económico comunista centralizado, a uno de libre mercado.

       En el país se da un clima extremo, con veranos muy calurosos e inviernos helados donde las temperaturas pueden caer en picado hasta -45º. Las sequías recurrentes y el clima despiadado diezman los rebaños, donde las pérdidas en algunas zonas alcanzaron el 100% de los animales, dejando a estos pastores nómadas endeudados (2 Mill. de reses muertas) y privándoles así de su medio de subsistencia para acabar en la hambruna. Estas calamidades han provocado un éxodo rural hacia la capital. Durante el invierno 2009/2010 se enfrentó a una catástrofe climática (dzüüd), que se caracteriza por un invierno más largo y más frío que de costumbre. Estas duras condiciones y la crisis alimentaria mundial les han impactado de forma salvaje y el costo de los alimentos básicos aumentó drásticamente en un 160% para el pan y el 140% para el arroz. En las áridas estepas apenas son capaces de crecer las patatas y zanahorias.

       A Ulan Bator su capital, se han desplazado en busca de trabajos y alimento inexistentes miles de familias sin hogar. Sus hijos han sido los últimos en incorporarse a los cerca de 4.000 niños de la calle de Mongolia. Niños y niñas, abandonados por sus familiares o huyendo de ellos para evitar los malos tratos que sufrían en su seno, que han invadido las alcantarillas de la ciudad, convirtiéndolas en su refugio particular por carecer de otro donde vivir con dignidad. En ellas, están seguros de que nadie vendrá a molestarlos por considerarse ocultos a la vista de la ciudad.

       Al salir a la calle me encuentro con un niño en harapos que pide un poco de dinero. Uno entre tantos abandonados a su suerte por padres dados al abuso del alcohol o destruidos por la extrema pobreza, que durante el invierno, viven en las cloacas llamadas también agujeros de rata, donde se refugian de la miseria. Instalada cerca de conductos de calefacción entre cajas de cartón, plásticos, mantas y alcohol para hacer frente al frío, la indigencia no tiene edad.

       Por unas monedas me lleva a uno de ellos. Oyunchimeg nos recibe amablemente diciéndonos: "Bienvenidos a mi casa". Lo que ella llama "mi casa", para otros, sin embargo, es un agujero de rata, al que se accede por una pequeña escalera que baja desde la acera. Esta madre de 48 años, ha vivido durante diez años con sus cuatro hijos en este escenario terrorífico. Un ejército de cucarachas que escalan las paredes de ladrillo mugriento, acampa en el techo. A través de un laberinto de tuberías llegamos a una sala caliente de 6 metros cuadrados. Escuadrones de moscas dan vueltas en el aire. Un olor a descomposición, heces, orina, barro, me revuelve el estómago. El sofoco me ahoga.

       Oyunchimeg, que sucesivamente ha perdido a su marido, su trabajo y su dignidad, dice: "Aquí, esto no es ficción, es real...". La anfitriona nos prepara lo común: un potingue, que consiste en cáscaras patatas, guisantes y huesos de pollo, recogidos en los montones de basura. Sus cuatro hijos raquíticos desnutridos de 13 a 20 años parecen cinco años menores. El mecanismo de una caja de música que se encuentran en un vertedero, de vueltas. La melodía llena la habitación como la banda sonora de una película de terror. Si el infierno existe, puede tener este aspecto de sótano con rincones atestados de estiércol apestoso.

       La vida de Oyunchimeg y sus hijos, es la de miles de mongoles que viven o malviven en las cloacas de Ulan Bator. Son desheredados de la tierra que no han sabido adaptarse a las nuevas realidades de un país satélite de la desintegrada Unión Soviética. Refugiados en la red de calefacción, a lo largo de tuberías subterráneas interminables que llevan el agua a 130º de las centrales eléctricas - unas criptas sofocantes donde la temperatura alcanza los 40º - es la única forma que tienen estos mendigos de no morir de frío en un invierno que casi dura siete meses. Enterrados en las entrañas de la ciudad. niños de la calle, adultos desgraciados y alcohólicos marginales, tratan de sobrevivir cada día por miles en la oscuridad de la capital de Mongolia.

       Por la noche, sus hijos duermen con un ojo abierto y otro cerrado con miedo porque a menudo los borrachos llegan para aterrorizarles riéndose como si fueran ogros. Son los chivos expiatorios de la zona. Cuando un robo se comete en el barrio, algunos vecinos de alto nivel se apresuran a maltratarles y cuando proclaman su inocencia a la policía, ésta responde que "la culpa sólo puede ser suya...". Al amanecer, toda la familia sale de su guarida y comparte "el trabajo": Explorar el montón de basura de la capital en busca de latas o botellas vacías para reciclar. Una actividad que, en el mejor de los casos les reporta alrededor de 1000 tugriks por día, lo que equivaldría a 1 € diario. Cavan incansablemente la basura, ejercicio del que están excluidos viejos y niños a los que se les ve vagar por las calles bajo un frío cielo de invierno.

       En la adversidad, estos trogloditas, los más pobres entre los pobres, no alimentan odio ni rencor. Por el contrario buscan incluso los recursos necesarios para llevar a una mujer ciega, casi u muerto-viviente. Ella perdió la vista después de que su marido, en una noche de borrachera, le golpease la cara con sus botas.
Obviamente, pocos llegan a ancianos, el simple hecho de respirar allí puede causar enfermedades infecciosas que matan lentamente, la tuberculosis, neumonía, etc. En este caldo de cultivo, la menor herida degenera y adquiere proporciones catastróficas. El amianto, omnipresente en las tuberías está causando muchos tipos de cáncer.
El alcoholismo está muy extendido. En las noches de frío, suele verse zigzaguear a los borrachos por vodka adulterado a menudo con metano, anestesiados con la bebida. Horas más tarde, cuando se despiertan en un dolor insoportable, con el estómago o la espalda destrozados, se les lleva al hospital de emergencia de la Caridad, única institución libre de Mongolia.

       Reservado para los condenados de Ulan Bator, está administrado por cuatro monjas francesas de la Sociedad de Nuestra Señora. "Mongolia, África en el frío, dice la hermana Marie-Doninique, directora del hospital, mientras la hermana mayor Emma comenta: "El sufrimiento que vemos aquí tiene pocos paralelos en el mundo. Uno no puede ir más bajo en la humanidad. Hasta a los perros se les negaría las extremas condiciones de vida de estos desgraciados."
       Ciertamente, una élite viaja en 4x4, vestido con estilo occidental, y frecuentan Juliana, el nuevo club nocturno de techno. Pero un tercio de lo población lleva una vida miserable. La clase media se ha reducido a la nada. El éxodo rural se está acelerando. Cada día, los recién llegados desde las llanuras asientan sus yurtas en las afueras de la capital. Hoy ciudad barroca, con sus cientos de bares plantados en medio de ninguna parte donde menudean los accidentes de tráfico causados por conductores más cómodos a caballo que sentados detrás de un volante.

       Postrado en un agujero de la Avenida de la Paz, un conductor del tractor antiguo, resume un sentimiento común: "La vida era mejor durante el comunismo. Al  menos, todo el mundo tenía un trabajo y tenía acceso  a la salud y a la educación".
Todas las profesiones están representadas en las aguas poco profundas de las alcantarillas. Hay incluso algunos intelectuales y un ex-coronel de la Fuerza Aérea. Con los años, los mayores forman una clase propia. El destino de los adolescentes es preocupante -generación de mutantes con su propia jerga- y no son capaces de proyectarse hacia el futuro. La vida aquí es tan precaria que se conjuga en el presente. Proliferan las bandas que trafican con drogas y pegamento para esnifar, que extorsionar a los niños huérfanos de la calle y venden sus novias de 13 años a los proxenetas por 4000 tugriks (4 euros). Así es como vive esta gente.

        Tierra de lamaísmo y budismo tántrico, a Mongolia llegan ahora muchas ONG cristianas. La mayoría  concentran sus esfuerzos en estas criaturas. Visión Mundial y muchas otras, practican un proselitismo impactante accediendo a algunos orfanatos que tratan de evangelizar a toda costa. Togtokhnyam, presidente de programas para niños en el gobierno, afirma indignado: "Algunos pequeños saben decir "amén" antes de poder hablar de Mongolia.

       Abrumados por la magnitud de los problemas, el gobierno no tiene una política social digna de ese nombre. Como resumió un periodista local, "En Mongolia, hay muchas iniciativas interesantes en materia de agricultura, que estimulan la competencia por ser el mejor ganadero. Pero poco se ha previsto para ayudar a los niños vulnerables".  Se ha creado una brigada para menores integrada por oficiales de la policía armados y formados en psicología, que patrulla en la noche los agujeros de escoria en busca de niños, con la ayuda de trabajadores sociales. El propósito de estos "ataques" no violentos es llevarles a un centro de detención para ser identificados si es posible. Después se les devuelve con sus padres (si los tienen) o se les interna en un orfanato del Estado.

       En el cine - sólo en Ulan Bator - se da estos días una producción mongol: "El Destino de los Dioses Olvidados". Esta es la verdadera historia de dos niños de la calle que interpretan su propio papel. !Un éxito! nos comenta Khishigbaatar productor de cine y director de un orfanato ubicado en Erdenet, la segunda ciudad más grande. Con esta ficción realista, dice, se rompió el mito de que estos niños son carteristas. La mayoría tienen notables cualidades humanas y un valor extraordinario. Debemos cambiar la actitud de vergüenza, por el orgullo. ¿Alguien se plantea honestamente la cuestión de los niños de la calle? Es un tabú. Los políticos hacen como el avestruz. Es hora de romper el silencio. "Ha llegado el momento de los hechos, no pretendo ignorar a estos niños que, relegados a la más baja condición humana, están muriendo en silencio en las oscuras profundidades del infierno de Ulan Bator.
  
Relato basado en el texto de Axel Gyldene (enviado especial) para L´Express.
       Enlaces de interés para ayudas:
       http://pagesperso-orange.fr/enfantsdemongolie/
       http://www.mercycorps.org.uk/
       http://www.nadieshda.org/index.html
       http://www.childrensprotectionmongolia.org/
       http://www.cncf.org/en/home/index.php
       http://samborimongol.org/las-ong-s/

       En la medida en que el sufrimiento de los niños está permitido, no existe amor verdadero en este mundo .- Isadora Duncan.

28 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Pregonero,
cuantas realidades cómo esta hay en mucha partes de éste mundo cuanta miseria, cuanta necesidad,cáda vez hay más infierno en vida más pobreza para unos y más riquezas para otros y seguro que sí es posible acabar con estas desigualdades y los ciudadanos de a pie aunque poquito sí podemos colaborar aunque sea un poquito con alguna ONG.
Los más vulnerables los niños y los ancianos.
un abrazo
Bego48

Juan Ignacio Vargas dijo...

¿Tiene Cartias Internationalis presencia allí?

El pregonero cabreao dijo...

Hola Bego,que los recursoso en el mundo están muy mal repartidos es obvio. Los intereses priman desgraciadamente. Altruismo y solidaridad real con aportaciones, lo justo y siempre insuficiente.

El "carpe diem" se impone y estos temas como guerras y desgracias que estos dias se suceden los vemos desde nuestro sofá. Ojala tomemos conciencia dede este mundo globalizado que nos da acceso a conocer estas tragedias y en la medida de lo posible, seamos capaces de paliarlas.
Muchas gracias por tu interés ....

Un abrazo

El pregonero cabreao dijo...

Hola Juan Ignacio, la verdad no sé que decirte. Estuve buscando enlaces en la red y encontré muy pero que muy poco. Parece que este tema no depierta especial atención. Creo que Caritas llega en mayor o menor medida a casi todo el mundo, o Cruz Roja, pero solo son suposiciones. Siento no poderte ayudar más. Si encuentro algo, te lo haré saber con gusto.

Muchas gracias tambien por tu interés.
Un abrazo

Anónimo dijo...

por desgracia y muy a pesar nuestro esto sucede en muchos sitios con el beneplacito de algunos y nuestras miseras aportaciones poco pueden hacer aveces me averguenzo del ser humano

El pregonero cabreao dijo...

Efectivamentes es como dices y éste es solo un ejemplo más. Me pasaron hace dos días unas imagenes de los niños mendigos en Barranquilla y la verdad,me pareció tremendo tambien.

Como dijo el maestro Pío Baroja: "El hombre, un milímetro por encima del mono cuando no un centímetro por debajo del cerdo".

Gracias por tu visita y comentario.
Saludos.

Irma dijo...

Y no pasa nada... el mundo está muy mal repartido y claro el rico cada vez quiere ser más rico a cuenta de tener cada vez más pobres.

Felicitarte por tu rinconín pregonero, me quedo de okupa.

Un abrazo utópico, Irma.-

Alex Borras dijo...

Tremendo, menos mal que existe la Iglesia Católica y hace algo por estas personas. Todo el mundo se moviliza para la grandes catástrofes pero para estas de combustión lenta no hay nada.

El pregonero cabreao dijo...

Hola Irma, efectivamente unos pocos acumulan la mayor parte de la riqueza. Solo con lo 20 primeros de la lista Forbes se le pegaba un buen hachazo a tanta miseria.

Bienvenida a esta tambien tu casa.
Gracias por los animos y la visita.
Abrazo virtual :)

El pregonero cabreao dijo...

Hola Alex, supongo que aunque se haga poco será mucho habida cuenta de la terrible situación. Son escasos los medios que se destinan y en el mundo hay bastantes ejemplos como este, Haiti, Dafur y hambrunas en buena parte de África.

Los gobiernos o asociaciones para la cooperacion y desarrollo son los que deberian intervenir, pero ahora andan bastante ocupados tirando bombas por Libia... a la que más tarde pasarán la factura. Allí hay donde cobrar.

Agradecido por tu comentario...
y mi mas cordial saludo.

Secundino Fernández dijo...

Un panorama desolador, ciertamente y lo peor es que es un país sin recursos y con una población escasa y dispersa.
Quizá China podrá acoger buena parte de la mano de obra del país, pero para eso faltan todavía veinte años.
Seguramente haría falta un acuerdo internacional que hiciera ciertas concesiones a los chinos para adelantar el proceso.

El pregonero cabreao dijo...

Hola Secundino, creo que la reflexión que haces sobre China es muy interesante. El hecho de estar en su zona de influencia facilitaría mucho las cosas. Nunca hicieron buenas migas mongoles y chinos pero la politica hace extraños compañeros de cama, y la necesidad más.

Agradecido, recibe un cordial saludo.

Maribel dijo...

Te felicito por la entrada, me ha dejado sin palabras. Volveré por aquí.

Recibe un saludo.

El pregonero cabreao dijo...

Hola Maribel, gracias por tus palabras. Esta casa que tambien es tuya, tiene siempre la puerta abierta para cuando gustes volver.

Saludos con cariño.

Anónimo dijo...

Increible relato, se me han puesto los pelos de punta, la verdad es que no estaba al tanto de la realidad de Ulán Bator, aterradora. Pues es curioso, porque hace un par de días planeabamos unos amigos y yo, que en el próximo viaje que vamos a hacer a China, nos gustaría poder pasar parte de nuestro tiempo en alguno de los paises circundantes, decidiamos entre Mongolia, Nepal para visitar allí a unos amigos y volver desde la India...en fin, que injusta es la vida, nosotros decidiendo dónde viajar mientras la gente sobrevive en alcantarillas, contentos por no morir de frio en invierno.
Nat_Guerrero

El pregonero cabreao dijo...

Hola Nat, ya ves como anda el mundo en los tiempos que corren. Los más débiles y los más pequeños al final son los que más sufren la injusticia y falta de escrupulos de los fuertes.
La ley de la selva desgraciadamente sigue imperando en pleno siglo XXI, aunque cueste creerlo. Y si no es peor se debe a determinadas organismos internacionales y ONGs que de alguna manera palían un poco esta situación.

En algunos lugares de Sudamerica, Africa y Asia sobretodo el sudeste la población infantil está siendo víctima de agresiones permanentes en todos los planos como denuncia UNICEF. Desde casos de explotacion laboral rayando la exclavitud incluso por algunas multinacionales, a padres que venden sus hijos a mafias que controlan tanto la trata de blancas como el tráfico de órganos. En fin un panorama de los mas abominable. Esta de Mongolia es una realidad más que por su excasa repercusión me creí en el deber de divulgar.

Disfrutad de vuestro viaje, seguro que eso os ayudara a conocer mejor este mundo tan cruel y descarnado en el que vivimos con testimonios de primera mano que a buen seguro en los lugares que citas os vais a encontrar.

Tu visita,interés y sinceridad en el comentario tendrán siempre mi profundo agradecimiento.
Un abrazo

gustavo dijo...

No imagine que los niveles de pobreza en Mongolia fueran terribles. Si ese país está así como será Corea del Norte, seguro que sus niveles de miseria deben ser peores. Dios pero me llama la atención como el ser humano pude pueden hacer malabares para sobrevivir especialmente si es vivir en una alcantarilla, llena de ratas y orines.

El pregonero cabreao dijo...

Hola Gustavo, si Corea del Norte abriera sus fronteras... hasta las ratas se iban de allí. En cuanto a lo de Mongolia es un cúmulo de fatalidades que allí se dan, lo que hace que en algunos sitios del país el ser humano pierda tal condición... y en completo silencio.

Gracias por tu visita y el interés mostrado.
Un abrazo.

gustavo dijo...

Casi nadie conoce Mongolia, hasta la confunden con alguna ex república soviética. Creo que su permanencia bajo la esfera comunista no le beneficio volviéndola dependienta de Moscú. Incluso era su gobernante un "copy page" de Stalin. Jamás viviría en ese helado país.

El pregonero cabreao dijo...

No parece muy recomendable el habitat en aquellas latitudes, por ser extremo en muchos sentidos. En todo caso lo que allí acontece(como en otros lugares) deberia hacernos reflexionar y revisar el concepto humanidad. Si Genghis Khan levantara la cabeza...

Mi agradecimiento y saludos

Goyo Tovar dijo...

Y nosotros tan preocupaditos por nuestros recortes.

El pregonero cabreao dijo...

Hola Goyo, así es la cruda realidad, tanto la expuesta en el post, como la que sugires con tu ironía. Gracias por la visita.

Un abrazo.

cuchicuchi dijo...

¡impresionante! había visto algo en le tele, pero poco, no interesa..es tremendo, ahora sólo sacan documentales sobre el desierto, los fósiles y demás pero nada de lo que se oculta bajo todo eso...

El pregonero cabreao dijo...

Me temo que en los cuatro rincones del mundo se dan situaciones extremas muy parecidas a la expuesta. Los medios estan saturados y las denuncias existen. Otra cosa es que se haga algo para paliarlo y evitarlo. Todos lo lamentamos cómodamente desde nuestras casas pensando en nuestros propios problemas mientras la humanidad se va volviendo poco a poco mas inhumana.

Agradecido por el interes y comentario. Un abrazo.

espe dijo...

Hola, me ha gustado mucho tu post. Ya estaba enterada de todo esto pero siempre viene bien leer mas cosas. A mi personalemnte me gusta mucho las culturas de todo el mundo y en especial la de Mongolia y me parece una pena que las personas caigan en esto. Muchas gracias por poner esos enlaces para ayudarlos.
Tienes un blog muy bonito, me encanta!

espe dijo...

Por cierto ¿alguien sabe donde puedo encontrar la pelicula que mencionaste El Destino de los Dioses Olvidados?
muchas gracias de nuevo!

El pregonero cabreao dijo...

Buenas tardes Espe, agradezco sinceramente el ánimo e interés que manifistas. Actitudes como las tuya son necesarias para ayudar a desmantelar situaciones como estas.
En este momento no sabria decirte nada acerca de "El Destino de los Dioses Olvidados" Si encuentro info al respecto cuenta con ella.

Un abrazo

espe dijo...

Hola de nuevo! Siempre es un placer visitar tu blog, muchas gracias por lo de la peli.
Abrazos!

 
Copyright © ¡El Pregonero Cabreao! Blogger Theme by BloggerThemes & newwpthemes Sponsored by Internet Entrepreneur
This template is brought to you by : allblogtools.com | Blogger Templates